Storia del Bandoneon spagnolo - Bandoneon

Vai ai contenuti

Menu principale:

Storia del Bandoneon spagnolo

HISTORIA CRÍTICA DEL BANDONEÓN
Escribe: HECTOR ULISES PASSARELLA

El verdadero bandoneón (bisonoro o bitónico), nace en Alemania en la mitad del 800 como órgano portátil, y tiene ciertamente una historia bastante singular. Llegado al Río de la Plata a fines del mismo siglo, fue adoptado como instrumento insustituible para la ejecución del tango que entonces nacía y se tocaba con la flauta, la guitarra y el acordeón. Enseguida comprendieron que no era un instrumento fácil de dominar; basta agarrar un bandoneón en las manos, abrir completamente el fuelle y buscar cerrarlo en aquella posición; escapará fácilmente por las rodillas… pero ciertamente tendrá las posibilidades que el viejo acordeón no tenía; se podía "cantar" también con la mano izquierda y además con un timbre distinto, más dramático…
Nadie habría sospechado que poco después el tango conquistaría, gracias a este instrumento, aquel tono melancólico que hoy todos conocemos…
Es así que el bandoneón se comienza a tocar abriendo y cerrando (tomemos las grabaciones de Francisco Canaro como ejemplo, para tener una idea del sonido proveniente); después a alguien le viene en mente que muchas de las dificultades de ejecuciones, y quizás también por una exigencia de acentuación que la sensibilidad de la época imponía siempre con más énfasis, podían evitarse si el bandoneón se apoyaba arriba en una sola pierna y se buscaba excluir casi por completo la ejecución cerrando (orquestas de Troilo, D`Arienzo, Pugliese, etc.) . Y cualquiera puede reconocer el sonido verdaderamente fascinante!!! De un límite deriva una virtud!!!
Desde el punto de vista técnico, la "novedad" consistía y consiste en emplear la fuerza de gravedad del instrumento y el buen uso de la válvula con el pulgar derecho, que permite el continuo cerrar del fuelle…Para ser más claro, usaré un ejemplo que es ese como si el violinista tocase, sobre todo los sonidos "staccati", con el arco todo para abajo……….
Ahora cuando se dice que el verdadero bandoneón es un instrumento completamente alemán, yo frenaría un poco el entusiasmo en querer sobrecargar el mérito. Si bien el instrumento nace en Alemania y es construido prácticamente solo en Alemania, no podemos dejar de decir que no sea también un poco rioplatense, porque son, sin duda, los bandoneonistas rioplatenses, que a través de sus detallados pedidos de orden técnico a la fábrica alemana, determinan en el bandoneón aquella forma, aquel peso, aquel teclado, aquella perfección, aquella originalidad y belleza del sonido que después ya jamás será igualado y que finaliza en los años 40 con la destrucción de las fábricas durante la guerra!!!!!!!! A veces me pregunto: por qué los fabricantes actuales, que desean rehacer el bandoneón, no buscan copiar aquellos de los años 30 (que yo denomino "Stradivari"!!!!) y convocan a excelentes bandoneonistas (no a aficionados!!!!!) para recibir consejos útiles?
Hoy se sabe poco del hecho que el bandoneón desapareciera de los negocios de venta de instrumentos musicales en los años 70, ya sea en Montevideo o en Buenos Aires… El bandoneón se estudiaba muy poco, y por eso los negocios fueron cesando la venta del instrumento!!!!!! Quedaba siempre algún negocio que tenía esos bandoneones construidos (siempre en Alemania) en los años 50 y 60 y que , honestamente hablando, no eran buenos instrumentos…quiero decir que quien tenía un "Stradivari", lo tenía afectuosamente apretado…, también porque un bandoneón, al menos hasta 1985, se podía adquirir por apenas 200/300 Euros. Nada!!!!!!!
Fue el regreso del Tango en los años ´90 a lograr que se retomara la comercialización del bandoneón en el Río de la Plata (y por consecuencia a elevar su precio), pero sobre todo para el mercado Europeo y Asiático…Y de aquellos miles y miles de maravillosos instrumentos llegados al Río de la Plata en los años 20-30, cerca de la mitad de esos sobrevivientes se fueron a los continentes citados!!!!!!!!!!!
Si al menos lo tocaran yo quedaría muy contento…más un gran número de esos están hoy en manos de coleccionistas…Que lástima!!!
No soy absolutamente del parecer que un bandoneón deba valer poco: si un bandoneón de los años 30 (por ejemplo un Arnold) está en perfectas condiciones (conserva todas sus voces originales, su fuelle y le han hecho poquísimas afinaciones), es justo que su precio sea alto. Pienso también que no falten artesanos excelentes e inteligentes, que puedan hoy construir un buen instrumento…pero debemos dar también al artesano la posibilidad de mantenerse fabricando buenos bandoneones, o no?. Podemos admitir, de una vez por todas, que aquel bandoneón de los años 30 que tanto nos gusta es un instrumento completamente artesanal, y entonces por lógica debe costar!!!!! Es natural que fabricar hoy un instrumento así costaría muchísimo!!!!!!! Pero valdría la pena!!!!!! Y nada hay que cambiar de aquellos instrumentos de los años 30. Son perfectos desde todo punto de vista!!!!!!!!!!!!!!! Sólo hago una observación: si en vez de las 71 teclas (38 para la mano derecha y 33 para la izquierda) se agregaran las 4(con voz más grave) con las cuales llegaron al Río de la Plata, en los años 20, además de sustituir un par de sonidos repetidos que todavía eso conserva, sería un gran aporte. A menudo en Italia me llaman personas pidiéndome consejos acerca de la compra-venta de bandoneones a través de Internet. Es imposible aconsejar si no se tiene en las manos, si no se toca, si no se escucha el instrumento. Otras veces me traen para visionar un "bandoneón" comprado por Internet, que después resulta no ser un bandoneón, sino un instrumento con características muy distintas que impiden de ser utilizado como tal, ni siquiera para comenzar a estudiar. Por lo cual aconsejo siempre desconfiar de aquellos que dicen que era el instrumento de Piazzolla…Hasta donde llega la astucia!!!!!!!!!
Pero que ocurre con el estudio del bandoneón en los años 70 y 80 en el Río de la Plata?
Terminado el apogeo del tango de los años 40-50 se estudia bandoneón siempre menos hasta los años 60 (no nos olvidemos de las nuevas ondas musicales producidas sobre todo por los Beatles)…Y aquí es necesario que yo toque un tema que no he visto hurgar en estos últimos 20 años, ni siquiera por algunos bandoneonistas que deberían haberlo hecho: el surgimiento del llamado bandoneón clásico, que hizo girar la cabeza de muchos. Si, aquella renovación técnica aportada por Alejandro Barletta y después seguida por su gran alumno René Marino Rivero. Yo mismo vi algunos bandoneonistas del tango dejar de tocar por un período después de haber escuchado a Barletta; pero eran otros tiempos (hoy esto sería considerado irreal!!!) donde había un verdadero respeto y amor por el instrumento y por el arte en general.
Ya he explicado en un escrito dedicado a Barletta y Rivero que en los años 70 no había un bandoneonista que, maravillado por el prodigio técnico de estos dos grandes y de la literatura que ellos interpretaban (barroco y piezas contemporáneas originales), no se sintiera atraído, fascinado de aquel desbordante arte!!!!!!
No nos olvidemos que se había optado por un bandoneón usado casi todo en abriendo, perdiendo el bandoneonista, en un cierto modo, el dominio automático del teclado cerrando. Barletta y Rivero no solo tenían el dominio del fuelle que les permitía tocar abriendo y cerrando sin que la calidad del sonido cambiase, sino que tenían también el dominio absoluto de los 4 teclados (en práctica dos abriendo y dos cerrando)!!!!!! Barletta podía tocar (abriendo y cerrando) cualquier cosa a primera vista!!!!!! Y Rivero lo mismo. Esto pude comprobarlo cuando una vez el maestro Rivero me "desafió" a tocar Bach a dos bandoneones a primera vista. Después de una página yo me dí por vencido!!!!!!!! í fue que con el pasar del tiempo muchos bandoneonistas del tango se acercaron a Barletta y Rivero probando también ellos tocar de aquel modo…….Y otros lo hicieron en forma autodidáctica o a escondidas…Al mismo tiempo Piazzolla continuaba con su gran talento e inteligencia haciéndose conocer en Europa.
Yo tenia 15 años y recuerdo cuando alguien quiso llevarme a tocar un tango, seguramente  de aquellos que yo tocaba con arreglos del grandísimo Leopoldo Federico, en un programa televisivo de Montevideo, en aquel tiempo muy popular, y el conductor dijo: "para qué me sirve un muchachito que toca tangos en bandoneón por más virtuoso que sea?; si tocara obras clásicas como Marino Rivero, sí lo invitaría!!!!!!!!!!!!!". El conductor sabía bien que en manos de Rivero el bandoneón se transformaba en un instrumento distinto, verdaderamente impresionante (otra técnica, otra preparación musical, etc.) y que esto no sería posible tratándose de mí…
De hecho, mi "promotor" un querido amigo cantante, con mucho pesar renunció enseguida a su afectuoso deseo, que era el de hacerme conocer a un público numeroso como "muchachito que rompía el bandoneón"…
Yo hacía poco que había escuchado tocar a Rivero por primera vez, y por ello dije: el conductor televisivo tiene absolutamente la razón!!!!
Si, pienso que sea justo, honesto que se sepa que el bandoneón clásico, en el Río de la Plata, había conquistado el corazón de un cierto público culto y no sólo, que nosotros, los bandoneonístas del tango, éramos considerados como portadores de una herencia cultural bastante lejana de la sensibilidad actual (de entonces)……Y lamentablemente de aquí, de este período, nace también una gran confusión en la manera de tocar el bandoneón que se prolonga hasta hoy, con perjuicio de la música misma: se toca a Bach como si fuese un tango y, a veces, un tango como si se intentara tocar a Bach. Qué confusión!!!!!!!!!!!!
En otras palabras, y esto es un consejo que me permito dar a los jóvenes aspirantes bandoneonistas: pienso que para tocar el tango popular, lo ideal es tocarlo como  hacen admirablemente los grandes de este género (Piazzolla, Federico, Mederos y otros), pero para tocar toda esa literatura que encierra la llamada música "culta" érmino equivocado, según mi modesta opinión, yo prefiero llamarla simplemente música). No se puede renunciar a la técnica barlettiana, que permite un conocimiento completo de la articulación del fuelle, y como consecuencia, el dominio absoluto en relación a los varios tipos de toque, dinámica, tímbrica, etc. !!!!!!! Prácticamente son dos bandoneones distintos!!!! Y en base a estas diferencias, algunos compositores sudamericanos e incluso un italiano, el Maestro Giorgio Ferrari, a partir de la segunda mitad del ´900 se inspiraron en el bandoneón de Barletta, dedicándole bellísimas páginas como Sonatas, Divertimentos, Tocatas, Conciertos, etc. Basta leer los comentarios de críticos y de grandes músicos como Hindemith, Casals, Segovia para comprender lo admirable que era el arte de Barletta y la fascinación que causaba este otro bandoneón que yo mismo identifiqué como perteneciente a otra galaxia……
¿Pero que sucedía y sucede hoy en Europa?
Cuando yo llegué a Italia en 1980, después de haber estudiado con Rivero, y composición, interpretación y dirección con Guido Santorsola, y haber dado más de un centenar de conciertos en Uruguay y Argentina con obras "clásicas" como solista, con orquestas sinfónicas y de cámara, decir bandoneón equivalía a no decir casi nada!!!!!!!!  en Francia era otra cosa: allí vivía Piazzolla y otros grandes bandoneonistas del tango que se habían radicado en París desde hacía algún tiempo. Pero estamos hablando siempre de un conocimiento no de multitudes.
Seguramente en Alemania se conocía mucho más porque siempre el bandoneón había sido usado para la música folclórica.
En Italia, todavía pocos conocían a Piazzolla y menos a Barletta. Algunos me preguntaban: ¿qué es ese instrumento pequeñito que toca el jazzista argentino (Piazzolla) cuando acompaña a Mina o a Milva? Y alguna Asociación organizadora de conciertos para las cuales yo tocaba en aquellos tiempos, recuerda alguna visita de Barletta en Italia… Y recuerdo que Barletta, con quien me encontré en Montevideo en 1975, me comentaba que ya había dado más de 1.500 conciertos en el mundo, que había tocado mucho en Francia, porque allí había vivido por varios años y que hasta había tocado en la Catedral de Lipsia!!!! Pero él mismo, ya entonces, decía que era necesario que hubiera más bandoneonístas que siguieran sus huellas para obtener una más amplia difusión de este arte y así también poder interesar, estimular más a los compositores a escribir para este instrumento…
En Italia, en los años 80 realicé decenas y decenas de conciertos con obras de Frescobaldi, Haendel, Bach, Vivaldi, Rivero, Santorsola, Bartok, etc. No puedo dejar de recordar la posición intelectual de algunos acordeonistas que me decían: lástima que toques un instrumento hoy superado por el acordeón…….Me parece increíble ver cuantos acordeonistas, hoy, han abandonado casi por completo su instrumento para tocar un instrumento disfrazado de bandoneón, llamado bandoneón cromático (con el mismo sonido ya sea abriendo que cerrando). Sí, denominado cromático, como si el verdadero bandoneón no tuviera posibilidad de cromatismo!!!!!!!!!!!!! A mí no me importa si es un instrumento facilitado con un teclado que no tiene nada que ver con el verdadero bandoneón, pero sí me interesa que  su timbre inconfundible y que exista más honestidad intelectual alrededor del bandoneón… ciertamente esa falta de honestidad intelectual, se debe mucho al business que se ha creado entorno al tango provocado por el fuerte "viento milonguero" que va ocasionando siempre más daños a la cultura rioplatense!!!!!
Pero aún existen bandoneonistas que luchan por este arte: además del "Centro del Bandoneón" que yo he fundado en Roma con el patrocinio del Instituto Italo Latino Americano y de la Embajada del Uruguay en Italia, dos grandes bandoneonistas argentinos han creado desde los años 80, escuelas en Francia y Holanda, y me refiero a Juan José Mossalini y César Stroscio. Estos dos Maestros han formado muchos bandoneonistas que siguen la verdadera tradición en el arte del instrumento.
Por lo que tiene que ver con mis alumnos, espero que ellos sientan siempre mas ganas de conocer y tocar este instrumento en su totalidad y que con gran dignidad puedan trabajar para lograr que el bandoneón no sea solo conocido y divulgado como simple instrumento al servicio de una gran parte de los milongueros con finalidades que nada tienen que ver con la cultura, sino que mostrado en todas sus posibilidades tímbricas, técnicas y expresivas. El bandoneón no puede y no debe tener el rol atribuido hace 100 años atrás en el Río de la Plata, en un momento histórico impregnado de indeseable soledad y bajo nivel cultural, y que hoy no tiene sentido reproponer (el único motivo es de origen comercial) !!!!!
Como "Centro del Bandoneón," Asociación Cultural creada con todos mis queridos alumnos, queremos hacer todo lo que está dentro de nuestras posibilidades: intentar llevar al bandoneón a los conservatorios, a las escuelas musicales privadas; ofrecer conferencias, conciertos, etc. Y ampliar la literatura a través del interés que nos proponemos despertar en prestigiosos compositores contemporáneos.

Pero ciertamente los jóvenes bandoneonistas deberán estudiar mucho y no sólo la técnica del bandoneón: deberán estudiar composición, tener conocimiento de base en dirección de orquesta, obtener una cultura musical general escuchando y analizando las obras  los grandes maestros de la historia de la música, etc... Y todo eso, con un ojo muy crítico hacia lo que se entiende por arte para que nuestro instrumento pueda continuar su crecimiento.

Torna ai contenuti | Torna al menu